Las Islas Kai

Las Islas Kai forman parte de Molucas, una provincia del Este de Indonesia. El nombre local de las islas es Nuhu Evav (Islas Evav) o Tanat Evav (la Tierra de Evav), pero para los habitantes de las islas cercanas son conocidas como las Kei o también como Kai. Se encuentran en el borde nororiental del Mar de Banda, formando parte del arco de islas que cierran el Mar de Banda en su parte oriental. El archipiélago lo componen numerosas islas, algunas de ellas deshabitadas.

Kei Besar es montañosa y densamente arbolada. Kei Kecil es poco montañosa y posee la mayor población del archipiélago. La mayoría de las islas son antiguas estructuras arrecifales que han emergido debido a los movimientos tectónicos rodeadas arrecifes bordeantes.

Tual es la capital islámica del archipiélago mientras que al otro lado de la bahía, unidas por un puent, Langgur es la principal ciudad cristiana.

Las Kei son famosas por la belleza de sus paradisiacas playas. Aunque disfrutarlas es difícil debido a la precaria infraestructura turística. Por eso la mejor manera de conocerlas es a bordo de un crucero.

Las Islas Kei son parte de la región geográfica que se conoce como Wallacea, una franja que concentra organismos de procedencia Australiana y otros nativos de Asia. Esta región que comprende desde Bali y Sulawesi por el oeste y Papúa y Nusa Tengara por el este es el verdadero centro de biodiversidad de arrecifes de coral. Alfred Russel Wallace ya las nombró en sus estudios después de visitarlas en Abril de 1860. De Watubela dijo que era “el primer ejemplo que he conocido de una verdadera barrera de arrecife debida a la subsidencia, como bien ha explicado ya Darwin”.

Ricos arrecifes bordeantes y barreras de coral esconden una enorme variedad de los más coloridos peces de arrecife, nudibranquios, cefalópodos, esponjas y corales. Pero también grandes pelágicos como atunes, carángidos, barracudas y águilas marinas pueden hacerte olvidar la belleza de estos ricos arrecifes.

Tanto los fotógrafos amantes del macro como los que prefieren el gran angular no acabaran decepcionados. Explorar estas remotas y paradisiacas islas y los mares que las rodean hará saltar la chispa que encienda la mecha de la exploración.